El sarro consiste en el depósito de minerales, sales y restos de alimentos que se acumulan alrededor de los dientes, dando lugar a una placa bacteriana que al endurecerse forma lo que conocemos como sarro. Por un lado causa un problema estético, sin embargo es muy importante tratarla a tiempo para evitar problemas bucodentales como gingivitis, caries y otros problemas periodontales.   Las causas principales de la aparición del sarro son:

 

  • Alimentación con exceso de azúcares, alimentos grasos y refinados.
  • Mala higiene dental.
  • Consumo de café, té o tabaco.

La forma de combatir el sarro es, por un lado, la prevención de su aparición y por otro la eliminación del mismo una vez que ya ha aparecido.   A la hora de prevenir es importante tomar una serie de medidas:

  • Hacer una dieta rica en frutas y verduras y balanceada es más importante de lo que parece y contrarresta el exceso de azúcares y grasas que antes mencionamos.
  • No fumar
  • No abusar de café y otras bebidas con cafeína o teína.
  • Hacer una visita al dentista para realizar una limpieza bucal profesional dos veces al año.
  • Por supuesto, tener una higiene dental adecuada a diario. Cepillarse los dientes tres veces al día con una pasta dental apropiada y mantener limpia las zonas interdentales con hilo dental.

Una vez que el sarro ha aparecido, para combatirlo, se hace necesario una visita al dentista y llevar a cabo una limpieza profesional que evite que el sarro continúe acumulandose y derive en los problemas periodontales que mencionamos al principio de este artículo.

Abrir chat
Hola 👋, ¿Cómo podemos ayudarte?